La gran curva de la vida


La vida es una larga curva. Mientras la recorremos aprendemos a mantener el control entre el volante, el acelerador, los frenos. Aprendemos a lanzar miradas fugaces por los retrovisores, a mantener la mirada al frente a través del parabrisas. Entendemos que si miramos demasido por los retrovisores corremos el riesgo de estrellarnos, pero si nunca los usamos también.

“Al buen entendedor, pocas palabras”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: