Sodoma y Gomorra


Image

Antes de empezar la redacción de estos párrafos debo decir que me estoy limitando al análisis exclusivo del caso de las ciudades de Sodoma y Gomorra. Esto quiere decir que procuraré determinar las razones bíblicas y teológicas que llevaron a la destrucción de ambas poblaciones. En este comentario no intento establecer la pecaminosidad o no de prácticas consideradas por muchas personas como desviaciones de su sexualidad. También debo anticipar que deberé limitarme al análisis de los versículos más importantes y determinantes del relato.

Las ciudades de Sodoma y Gomorra son muy conocidas, quizás sean de las más famosas de toda la Biblia. Nos llegan sus noticias desde el Antiguo Testamento. Hoy en día son sinónimo de ciudades pecadoras, sobre todo, y según el pensamiento generalizado, de pecados de índole sexual. La pregunta que procuramos responder en este texto es: ¿Cuál fue el verdadero pecado por el que fueron destruidas estas dos ciudades?

Encontramos el relato en el capítulo 19 del Génesis. Sin embargo se menciona repetidas veces a los largo de la Escritura.

El primer versículo clave se encuentra en Génesis 19:5

Llamaron a Lot y le dijeron:

—¿Dónde están los hombres que vinieron a pasar la noche en tu casa? ¡Échalos afuera! ¡Queremos acostarnos con ellos!”

Tenemos aquí un texto que ha sido traducido e interpretado, a partir de la Edad Media, con un matiz muy específico. Sin embargo, un estudio más profundo del hebreo en el que fue escrito nos puede ayudar a comprender mejor lo que sucedía. El verbo hebreo  yadá, que se traduce como “acostarnos” en el versículo, se traduce más frecuentemente como “conocer”.

Este verbo aparece seis veces. En Génesis 18:19 Dios dice de Abraham “lo he conocido”, aludiendo, sin duda alguna, a la alianza solemne establecida en Génesis 17: 2.  En Génesis 18:21 Dios quiere bajar hasta Sodoma para “conocer” los hechos, es decir, “reconocer” o “investigar”.  En el texto que nos ocupa, Génesis 19:5 los habitantes de Sodoma exigen “conocer” a los mensajeros divinos para “reconocer”, es decir: interrogarlos. En Génesis 19:8 las hijas de Lot no han “conocido marido”, o sea, no están casadas pero sí están prometidas (19:14). Por último, en 19:33 y 19:35, cuando las jóvenes se acuestan (Heb. shákhab) incestuosamente con su padre, él no “conoce” lo que pasa.

En el primer caso la palabra es utilizada como forma de conocimiento formal de un tratado o pacto. En el segundo caso, la misma palabra se utiliza para denotar conocimiento intelectual, analítico. En el tercer caso, se repite la noción de interrogar al extranjero para investigarlo inquisitivamente, casi de seguro con violencia. En el cuarto caso se habla de las hijas de Lot como vírgenes, y en los dos últimos casos se utiliza otra palabra para describir el acto sexual y se vuelve a utilizar yadá para demostrar la inocencia de Lot, ya que él no tenía conocimiento de lo que sucedía.  (Para un estudio más completo de la palabra véase: http://concordances.org/hebrew/3045.htm).

Debemos reconocer que la Biblia Hebraica, para hablar específicamente de la vida sexual,  recurre con más frecuencia a dos verbos: “llegar” (boo) y “acostarse” (shákhab). Donde “llegarse” a alguien normalmente equivale a “tener relaciones sexuales”. Por ejemplo, Jacob solicita a su tío Labán permiso para llegarse a Raquel (Génesis 29:21). En cuanto a shákhab, la esposa de Potifar pide repetidamente a José que se acueste con ella (Génesis 39:7-12).

Teniendo en cuenta el análisis anterior podemos entender los versículos siguientes (Génesis 19:6) como el afán de Lot por evitar un interrogatorio violento, injusto y vejatorio. Como respuesta, Lot es amenazado con recibir un castigo peor (Génesis 19:9).  La palabra que aparece traducida por “perversidad” en el versículo 8 no describe el tipo de pecado que se iba a realizar, podría traducirse también por “maldad”. (Para una profundización de la palabra hebrea http://concordances.org/hebrew/7489a.htm). Es importante saber que las leyes a las que obedecía Lot permitía el comercio de hijas. Las podía regalar o vender (Éxodo 21:7-9). En todo caso, no debemos conjeturar más allá de lo que el texto nos permite, ni tampoco debemos pensar que el episodio de un pecado no realizado (el texto dice que nunca llega a efectuarse), puede ser determinante para el destino de las dos ciudades.

Como anoté más arriba las famosas ciudades de Sodoma y Gomorra vuelven a aparecer en otros textos de la Biblia. Es el caso de los profetas Isaías, Jeremías, Ezequiel, Amós y Sofonías, también se menciona en el libro de Lamentaciones.

En el libro de Isaías se mencionan en 1:9; 1:10; 3:9 y 13:19, pero no se menciona ningún tipo de pecado sexual. Se admite que en esas ciudades sucedía algo atroz, algo inaceptable, pero no se menciona aún qué era lo que sucedía. En este punto, aún no podemos determinar cuál fue el pecado que las llevo a la destrucción.

En Jeremías las encontramos en 23:14; 49:18 y 50:40 pero tampoco podemos encontrar indicios de un pecado únicamente de índole sexual. Me llama la atención el texto de Jeremías 23:14

“Y entre los profetas de Jerusalén he observado cosas terribles: cometen adulterio, y viven en la mentira; fortalecen las manos de los malhechores, ninguno se convierte de su maldad. Todos ellos son para mí como Sodoma; los habitantes de Jerusalén son como Gomorra.” 

En el que se compara a los profetas de Jerusalén con aquellos habitantes pecadores de Sodoma y Gomorra. Pero aunque se mencionan varios pecados (adulterio, mentira, apoyan a los malhechores), no podemos determinar aún cuál es el pecado que destruye a Sodoma y Gomorra. Lo que sí nos permite este texto de Jeremías es comparar ese pecado (aún no mencionado) con el del adulterio y el de la mentira. Una cosa es segura: el pecado de Sodoma y Gomorra era valorado por Dios exactamente igual que el adulterio y que la mentira.

En el libro de Lamentaciones se mencionan una única vez en 4:6 y, contra todo pronóstico, se menciona que “Más grande que los pecados de Sodoma es la iniquidad de Jerusalén…” Es decir, que en Jerusalén se pecaba aún más que en Sodoma y Gomorra. Y ésta última también fue destruida en el año 587 a.C. por el ejército de Nabucodonosor II.

En Ezequiel se mencionan 5 veces: 16:46; 16:48; 16:49; 16:53; 16:56. En este libro podemos encontrar la descripción más importante acerca del pecado de Sodoma y Gomorra, la podemos leer en 16:49-50

“Tu hermana Sodoma y sus aldeas pecaron de soberbia, gula, apatía, e indiferencia hacia el pobre y el indigente. 50 Se creían superiores a otras, y en mi presencia se entregaron a prácticas repugnantes. Por eso, tal como lo has visto, las he destruido.”

Este texto es revelador. El pecado por el que fueron destruidas va mucho más allá de la perversidad sexual (que de seguro había, al igual que en todas las ciudades). Sus pecados, enlistados claramente fueron: Soberbia, gula, apatía, indiferencia hacia el pobre y el indigente y el orgullo (se creían superiores a otras). Todo lo anterior genera una cultura de “practicas repugnantes”, rechazadas por Dios. Por eso fueron destruidas esas ciudades. En todos los textos mencionados hasta ahora, los nombres de Sodoma y Gomorra sirven como ejemplo de una realidad social donde los pobres sufren injusticia, corrupción, opresión y violencia. No es de extrañar que a los extranjeros los quisieran tratar con injusticia y con violencia.

Ya en el Nuevo Testamento podemos encontrarlas mencionadas múltiples veces. (Mt. 10:15;Mt. 11:23; Mt. 11:24; Lc. 10:12; Lc. 17:29; Rom. 9:29; 2 Ped. 2:6; Jud. 1:7; Ap. 11:8).

En los Evangelios, toda vez que se mencionan se utilizan como punto de comparación con el día del juicio final. Poniendo la suerte de las ciudades como mejor que la suerte de los que sean castigados el día del juicio final.

En Romanos y en 2 de Pedro, se mencionan como recordatorio para todos los impíos. Una generalización para todo pecador.

En Judas encontramos un texto llamativo en el que se mencionan pecados sexuales en Sodoma y Gomorra. El texto aparece justo después de mencionar el pecado de los “ángeles” que, evidentemente, no tuvo nada que ver con el homosexualismo. Además, el texto equipara los actos de Sodoma y Gomorra con los de los ángeles desobedientes. La palabra griega utilizada es ekporneusasai(de porneia) que debe traducirse, por norma, como adulterio. (Para una profundización del término véase: http://concordances.org/greek/1608.htm). Unida a esta palabra podemos encontrar una enigmática frase griega que unos pocos han traducido como “actos contra la naturaleza”. Sin embargo la gran mayoría de las versiones de la Biblia (tanto en castellano como en inglés) no lo hace así. Literalmente el griego se lee: “Ir tras otra carne” (Podemos ver una comparación de traducciones aquí: http://bibliaparalela.com/jude/1-7.htm). Esta frase no describe el tipo de pecado, aunque puede inducir a la noción de “adulterio” o “fornicación”.

Finalmente Apocalipsis las menciona una única vez, donde se habla de la última destrucción de Jerusalén.

Habiendo analizado todos los textos bíblicos acerca de las ciudades Sodoma y Gomorra, debemos desmentir el mito generalizado de que fueron destruidas por un pecado de índole sexual, mucho menos tendiente al homosexualismo. Antes bien, su pecado se enmarca dentro de la injusticia, opresión, orgullo, soberbia, gula, apatía…

Anuncios

15 Comments

Add yours →

  1. Excelente estudio que viene a derribar malas interpretaciones o, peor aún, “acomododadizas”….

  2. Encuentro detallado el análisis. Interesante, después de tantos años de escuchar interpretaciones, quizás a la ligera de las monjitas que intentaron educarme.
    Pero, como sencillo aporte, agrego que independientemente de lo que haya sucedido en otros tiempos y espacios, no somos ni un puntito dentro de este maremágnum de almas para andar juzgando la vida de otros.

  3. Definitivamente luz en mi camino, gracias por compartir tu estudio y conocimiento.

  4. Excelente, muchas gracias por compartirlo, pienso que si todos los que predican la palabra profundizaran un poco más, el pueblo de Dios estaría unido como uno solo, como debería de ser.

  5. Saludos, al publicar este texto en Facebook tuve una enriquecedora conversación con varios amigos. La quiero compartir con todos para obtener puntos de vista.

    Johnny Mora Hay concepciones tradicionales que ya nadie (o mejor dicho casi nadie) se atreve a cuestionar.
    Ojalá pudieramos todos desarrollar la sana práctica de ponerle bases a lo que creemos, mas alla de “lo que siempre se ha dicho”.

    Josue Villatoro Acabo de leer el artículo y quisiera aportar algunos comentarios.
    Según los diferentes textos bíblicos, es evidente que la maldad de Sodoma y Gomorra no se reducía al aspecto sexual, pero sí que ésta estaba muy presente.
    La palabra “conocer” en boca de los habitantes de Sodoma tiene, según la misma referencia que citas (http://concordances.org/hebrew/3045.htm) un sentido sexual.
    3 know a personcarnally, of sexual intercourse, followed by accusative: man subject Genesis 4:1,17,25; Genesis 24:16; Genesis 38:26 (all J), 1 Samuel 1:19; Judges 19:25; 1 Kings 1:4; woman subject Genesis 19:8 (J), Numbers 31:17,18,35 (all P), Judges 11:39; יֹדַעַת מִשְׁכַּב זָכָר Judges 21:11; לֹא יָדְעָה אִישׁ לְמִשְׁכַּב זָכָר Judges 21:12; man subject and object (of sodomy) Genesis 19:5 (J), Judges 19:22.
    Prueba de ello es el ofrecimiento que Lot hace de sus hijas (vírgenes, literalmente “que no han conocido hombre”, misma palabra hebrea que la que usan los Sodomitas para requerir a los extranjeros) para que mantengan con ellas relaciones sexuales.
    Por otra parte, el texto de Judas hace mención a dos tipos de pecado por el que Sodoma y Gomorra fueron castigadas: “fornicación o inmoralidad sexual”, y “vicios contra la naturaleza”.
    Hay un texto muy similar al de Sodoma y Gomorra en Jueces 19 donde aparece el mismo verbo “conocer” y nuevamente es evidente su carácter sexual.
    Seguramente Sodoma y Gomorra no fueron castigadas sólo por su pecado sexual, -conducta homosexual entre ellos-, pero tanto el texto de Génesis como el de Judas muestran sin lugar a dudas que éste sí era uno de los pecados que “clamaron delante de Dios”.

    Arnoldo Alvarez A Sodoma y Gomorra se les aplica el dicho, criaste fama y echate a dormir. Dificilmente se cambiará la idea de la naturaleza de su pecado. Incluso la palabra sodomita se ha referido siempre a homosexual. Siempre he creido que todos los pecados se resumen en una sola palabra desobediencia.

    Jose Chacon Gracias Josué. Evidentemente ves una exégesis distinta. En ese punto toda elucubración es hipotética. No podemos, por medio de palabras polivalentes, definir un acto que no sucedió. Por otra parte es mucho mas grande la evidencia que nos conduce a pensar en pecados de injusticia. Pecados sexuales habían, lógicamente. Pero indudablemente el castigo para las dos ciudads no fue la resulta de ellos.

    Josue Villatoro No problem Jose, creo que si la palabra en cuestión es usada con una acepción en el versículo siguiente, y si el contexto muestra el énfasis sexual de la acción, ¿cómo se puede interpretar de otra manera? No creo que pueda haber dudas en la intención sexual de los sodomitas para con los extranjeros. Otra cosa distinta es que sólo por eso haya sido el castigo divino. Entiendo en ese sentido que había toda una cultura de maldad que mereció tal decisión de parte de Dios. No se puede justificar con ese texto que Dios castigue el homosexualismo con la destrucción porque sería parcial tal juicio, pero es evidente que los hombres de Sodoma querían a los extranjeros para esa conducta.

    Jose Chacon Estamos casi de acuerdo Josu. Sin embargo tenemos muchos textos de la Biblia donde una sola palabra aparece en el mismo versículo con dos acepciones distintas. En la diversidad de los autores de los que dispinemos, encontramos la misma disyuntiva no resuelta. En lo que si estamos completamente de acuerdo es en que este pecado (no efectuado) no puede ser el causal de la ira de Dios. Y en lo errado de la idea genealizada de que los sodomitas eran homosexuales todos, inclidos los niños y ancianos (mencionados en el texto), excepto Lot, que no era oriundo de Sodoma.

    Johnny Mora Bueno estamos todos deacuerdo en que aqui el punto importante es que la destrucción de Sodoma y Gomorra no fue exclusivamente (ni primordialmente) por pecados de desviacion sexual. El texto de Ezequiel 16:49-50 destaca antes de la perversión sexual, la injusticia social de esas ciudades.

    El tema de la palabrita esta polivalente viene a ser una discusión secundaria. Yo coincido con Josué en que basandose en los dos versiculos siguientes lo mas natural sería darle la razon a la interpretación tradicional del texto, pero aun así no se puede asegurar ni rebatir de forma contundente. Cualquiera de las dos posibilidades de todas formas no invalida lo que menciono en el párrafo anterior.

    Josue Villatoro El asunto es que si bien no fue EL pecado, hay que incluir en la interpretación el texto de Judas, donde habla de problemas sexuales como la causa de la destrucción.

    Jose Chacon Si, pero en la amplia evidencia que encontramos en la Escritura, no podemos, ni debemos, tomar un solo texto (el de Judas) como la norma de interpretación para un tema que está más que descrito en las páginas del Antiguo y Nuevo Testamento, donde el Nuevo Testamento, casi en su totalidad (exceptuando Judas) no menciona ninguna vinculación entre las prácticas sexuales de los habitantes de Sodoma y el resultado del castigo de Dios. Tampoco lo hace el Antiguo Testamento. Antes bien, toda la evidencia escrituraria recae sobre pecados de otra índole. Un solo texto es poca evidencia, el resto de la Escritura aplasta al texto de Judas. Esto sin tomar en cuenta que la interpretación tradicional del texto de Judas es un construcción. Es decir, habla de desviaciones sexuales, pero no describe esas desviaciones.

    Johnny Mora Esta es la palabra que viene en Judas verdad? ἐξεπορεύοντο
    Que interesante que habla acerca de que cometieron este pecado “como aquellos” refiriendose a los angeles del versiculo 6. Todo un tema. Judas esta haciendo referencia a los pecados sexuales de Sodoma y Gomorra, como parte del desarrollo del tema que viene hablando.

    Si Johnny Mora. Esa es la palabra. Aquí podemos ver versiones paralelas, en las que la traducción oscila entre “inmoralidad sexual” y “Fornicación”, siendo esta última la que más se repite en las versiones. http://bibliaparalela.com/jude/1-7.htm

    Josue Villatoro junto a esa palabra hay algo más, que habla de un comportamiento “contra natura” dicen algunos, “extraño a…” hay que tomar eso también en cuenta

    Jose Chacon Es una partícula bastante difícil de traducir. Los diccionarios nos dicen que es inusual. La raíz de esa palabra compuesta no puede ser desfigurada por esa partícula. Puede poner un énfasis, pero nunca cambiar el sentido del verbo. Ese verbo es traducido normalmente (en casi todas las versiones en castellano e inglés) por “fornicación”. Aquí un poco más de info: 1537 ek (a preposition, written eks before a vowel) – properly, “out from and to” (the outcome); out from within. 1537 /ek (“out of”) is one of the most under-translated (and therefore mis-translated) Greek propositions – often being confined to the meaning “by.” 1537 (ek) has a two-layered meaning (“out from and to”) which makes it out-come oriented (out of the depths of the source and extending to its impact on the object).

    Josue Villatoro me refiero a la expresión que sigue

    Jose Chacon Digo, lo que la mayoría traduce y que, literalmente leo es: Ir tras otra carne o carne extraña. Pero esto no define mucho, incluso puede corroborar la idea de la fornicación.

  6. Sin realizar una exégesis en el versículo he revisado 13 versiones de la Biblia en español, de estas : DHH, BLPH, BHTI, NVI, NTV, RVC, TLA, TLAD Hablan explícitamente de relaciones sexuales, mientras que: NBLH, LBLA, RVES, RVR60, RVR95 solo usan palabras como CONOCER, es real lo complejo de este verso.

  7. Qué interesantes los comentarios y las discusiones. Me parece muy acertado contar con ambas interpretaciones.

  8. los jueves tenemos un grupo en Zacatecas, comentabamos sobre este tema, y con este estudio entiendo más y aclaro algunas dudas. muy bueno José Pablo

  9. y entonces, ¿porque no interpretar como untodo? Ejemplo: El pecado de Sodoma y gomorra no solo fue de índole sexual sino ademas de injusticia, opresión, orgullo. soberbia, gula y apatia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: