El Dios mirón, o el Dios peluquero : cuestión de traducción.


Foto del día 29-08-13 a la(s) 15.36 #3

Recientemente leí el capítulo 3 del libro del Profeta Isaías. Un capítulo duro y áspero. Es un texto en el que encontramos a Dios decepcionado del pueblo y trayendo juicio sobre él. Los versículos 14 y 15 nos revelan parte del por qué del enojo de Dios.

El Señor entra en juicio con los líderes de Su pueblo y con Sus príncipes:
“Pues ustedes han devorado la viña,
El despojo del pobre está en sus casas.
15 ¿Qué piensan al aplastar a Mi pueblo
Y al moler la cara de los pobres?”
Declara el Señor, Dios de los ejércitos.

La opresión al pobre, al débil, al necesitado no es tolerada por Dios. A los pobres Dios les llama, en este texto “mi pueblo”. La elección preferencial de Dios está siempre del lado del oprimido, hay una especie de tendencia de Dios que elige al pobre, al débil, al quebrantado, al triste, al adolorido. Y hay normas explícitas en la legislación del Antiguo Testamento, normas que demandan cuidado del pobre, del extranjero, del huérfano, de la viuda, del anciano. El enojo de Dios pasa por un versículo enigmático que llamó mi atención. Así traducen Isaías 3:17 algunas versiones castellanas, notemos cuán diferentes son las traducciones:

“en castigo las dejaré calvas por la tiña y pondré su desnudez al descubierto” (Dios Habla Hoy). 

“el Señor herirá con tiña el cráneo de las hijas de Sion,y el Señor desnudará sus frentes” (Biblia de las Américas). 

“Por eso el Señor cubrirá de sarna la cabeza de las hijas de Sión; el Señor las dejará completamente calvas” (Nueva Versión Internacional). 

“por tanto, el Señor raerá la cabeza de las hijas de Sion, y Jehová descubrirá sus vergüenzas” (Reina Valera).

Al parecer la primera parte del versículo no tiene tanta diversidad de traducciones como la segunda parte, Casi todos los traductores concuerdan en que Dios le hará algo en la cabeza a las mujeres de Sión, algo que las dejaría calvas, ya sea por una enfermedad o rapando sus cabezas por completo. Pero cuando leemos la segunda parte, notamos serias divergencias de traducción.

La Septuaginta (versión griega del Antiguo Testamento) traduce esa parte diciendo que “El Señor expondrá su forma”. Algunas versiones inglesas hablan de “Secret parts” o partes secretas de las mujeres.  La pregunta es¿Qué formas de las mujeres de Sión, al ser expuestas, les quitarían su dignidad o, significarían sus vergüenzas?

El hebreo actual tomó la palabra que aparece en este versículo para designar “las partes íntimas” de las mujeres. La palabra פּוֹת (Pot) no es una palabra vulgar, como si lo suelen ser las hebrea koos o manush, que son utilizadas como una grosería. Todas ellas significan “vagina” pero la que aparece en Isaías es utilizada el día de hoy, por ejemplo, para una conversación formal, o en clases de sexualidad en la escuela. Así que los judíos de hoy le deben a Isaías la palabra correcta para vagina.

Pero San Jerónimo, mas o menos en el año 500 d.C. nos pone a dudar. Él también llegó a este texto y se quedó pensando. Le llamó la atención al intentar traducirlo para su versión al latín. Para resolver la cuestión, san Jerónimo llega a la conclusión de que la palabra es realmente Pe’at con la letra aleph, en el original no aparece la letra aleph, pero eso no es inusual. Es una letra que suele omitirse por haplografía. En este caso, entonces, la palabra significaría “esquina” por lo que San Jerónimo la interpretó como “mechón de pelo”.  Lo que nos daría un versículo en el que Dios rapa a las mujeres de Sión para exhibirlas públicamente como mujeres orgullosas y sin misericordia. En el versículo anterior (Isaías 3:16) Dios expone sus razones:

Además, dijo el Señor:
“Por cuanto las hijas de Sion son orgullosas
Y caminan con el cuello erguido, y con ojos seductores,
Dan pasitos cortos
Para hacer tintinear los adornos en sus pies,

El Talmud (Shabat 62b) nos ofrece las interpretaciones de dos rabinos: Abba Arika y Samuel de Nehardea, ambos concuerdan en interpretar la palabra como “vagina”. Lo cual nos daría un sentido más drástico, en el que Dios expondría la desnudez de las mujeres de Sión como un castigo (junto a muchos otros castigos drásticos enumerados en los versículos anteriores). Sea que Dios las castigue dejándolas calvas o desnudas, lo que tenemos por seguro es que su enojo, su ira, se debe a que ese pueblo que él había protegido y liberado, ya no tenía misericordia, había abusado de los débiles, de los pobres, del extranjero, del hambriento y había convertido su privilegio en opresión. Y Dios en este texto nos deja claro que no tolerará que sigan dentro de su pacto aquellos que actúen de esa manera.

Anuncios

One Comment

Add yours →

  1. Este texto me trajo a la memoria Apocalipsis 3:18. El orgulloso será expuesto, avergonzado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: